Para lograr una mejor prestación de servicios, optimización de recursos, fortalecer la productividad y simplificar los procesos, la innovación debe ser una prioridad al interior de las empresas. La coyuntura del COVID-19 obligó a las compañías a acelerar sus procesos de transformación digital y a priorizar las inversiones en este campo. El sector constructor no fue ajeno a los golpes de la pandemia y a pesar de que fue uno de los primeros en reactivarse y en dinamizar la economía del país, quedó al descubierto que aún hay mucho potencial tecnológico por explotar en la construcción.

La incorporación de nuevos sistemas digitales es necesaria para consolidar empresas sostenibles. Al comparar al sector constructor con los niveles de digitalización en otros sectores productivos, se puede concluir que existe un rezago en los índices de inversión. Si bien hoy los constructores han entendido que la investigación y desarrollo digital deben ser una prioridad, desde 2017 en Amarilo entendimos la necesidad de crear una hoja de ruta digital para invertir más recursos en la transformación tecnológica, por lo que la pandemia no fue un inconveniente y, al contrario, fue un catalizador para acelerar los procesos de innovación.

BIM para la innovación en Amarilo

La estrategia de Amarilo le apunta a tener tecnologías aplicadas en inteligencia artificial, Workspace, realidad virtual y aumentada, plataformas P2P, Blockchain, marketplaces, construcción inteligente, bigdata, automatización y la plataforma BIM (Building Information Modeling) .Esta última metodología se implementó en Amarlo desde 2015 para crear entornos de trabajo colaborativos y gestionar proyectos de construcción a través de modelos virtuales en 3D y 4D. BIM permite mitigar riesgos, aumentar la productividad y ser más eficientes, al punto que la constructora redujo en un 50% las reuniones, mejoró en un 30% la calidad de entrega de modelos físicos y en un 100% las entregas digitales, y disminuyó en un 70% los tiempos de trabajo.

BIM es tan solo una de las soluciones tecnológicas que hacen parte del amplio portafolio de proyectos claves de Amarilo para el negocio, entre los que están las plataformas Oracle, de Marketing Digital y de aplicaciones especializadas. Desde 2017 la constructora creó el Proyecto NEXT, el cual busca tener una adaptación continua a la agenda digital y responder a las necesidades de los usuarios. Se trata de una estrategia en la que se implementó tecnología para agilizar procesos financieros, que permitieron el cumplimiento del pago a proveedores, el registro de obligaciones financieras y el cierre contable oportuno. Asimismo, el equipo de TI innovó en el rediseño y optimización de los procesos de construcción, realizó capacitaciones para el equipo de construcciones y creo una mesa de ayuda para la atención de incidencias y resolución de requerimientos que funciona los siete días de la semana en jornadas de 12 horas.

La pandemia fue otro catalizador para acelerar procesos de innovación y transformación digital en los canales de atención. Ante las medidas de restricciones de movilidad y aforo, en Amarilo impulsamos la creación y desarrollo de experiencias inmersas de recorridos 360, que fue la base para la creación de la herramienta Casa desde Casa. Un programa que permitió crear un canal de venta remota que permitió seguir de cerca la relación con potenciales clientes, a quienes se les expuso vía streaming los proyectos de vivienda de su interés. Asimismo, ante el confinamiento obligatorio y el trabajo remoto, el equipo de TI logró conectar a más 1.200 colaboradores en menos de una semana para dar continuidad a su operación. La ventaja fue que el 90% de los flujos de trabajo ya estaban en la nube, lo que permitió conexiones fáciles y seguras durante la pandemia. También, la compañía potencializó el uso de la plataforma de Microsoft Yammer como su red social corporativa, para conectar a toda la familia Amarilo en un nuevo canal para estar al tanto de todas las novedades de la empresa y comunicarse con todas las áreas.

Casas desde casa

La nueva agenda de transformación digital está enfocada en tres elementos claves. El primero es mejorar la experiencia para los clientes a través de una relación digital más eficiente, en la que exista omnicanalidad y nuevas formas de interacción. El segundo es la optimización de procesos, en el que se ha innovado en los canales de venta del equipo Comercial y en evolucionar a un ecosistema digital que permite automatizar acciones para simplificar trámites, actividades de cartera y la planeación financiera. Y el tercero es aplicar inteligencia artificial al negocio constructor, para utilizar datos que permitan identificar nuevas oportunidades, tomar decisiones más inteligentes y ser más ciberseguros.

La inversión que está realizando Amarilo para la investigación y desarrollo en Colombia lo ha llevado a ser referente en innovación en el sector constructor en el país. Su objetivo es fortalecer la cultura digital al interior de la compañía y que las herramientas tecnológicas le permitan transformar positivamente las comunidades. Su apuesta es a futuro y por eso puso en marcha el Centro de Evolución Continúa, el cual sirve de soporte para la implementación de nuevas soluciones digitales que conlleven a tener una mayor oferta de valor.  Queda claro que en el gremio constructor hay un gran potencial para promover una transformación digital y Amarilo ha tomado el liderazgo en este importante reto.