Un recorrido por sus casas coloniales, sus joyas republicanas y su patrimonio religioso.

Detenerse bajo la ventana del Palacio de San Carlos por la que Simón Bolívar saltó para salvar su vida en la noche septembrina de 1828; enterarse de que el Palacio Liévano, donde hoy tiene su sede la Alcaldía, se construyó sobre las cenizas de una galería comercial que fue incendiada por un vendedor de sombreros cansado de su negocio; sentir un golpe de divinidad ante el retablo mayor de la iglesia de San Francisco, uno de los más admirados de América; conocer la casa colonial donde el poeta José Asunción Silva murió de un disparo al corazón; apreciar, en las antiquísimas paredes del templo de San Agustín, los frescos que se presume son obra de manos muiscas y descubrir, no sin un escalofrío, que allí mismo, bajo oscuras lozas de barro, reposan los restos de Policarpa Salavarrieta. Todo ello hace parte de la experiencia de recorrer el Centro Histórico de Bogotá y La Candelaria en compañía de un guía profesional de turismo.

La capital goza de un extensísimo patrimonio arquitectónico que vale la pena descubrir. Solo en La Candelaria hay más de 50 bienes de interés arquitectónico, entre casas, edificios, museos, plazas, iglesias y palacios. “La gente pasa y ve una construcción que le parece vieja pero no se alcanza a imaginar el tesoro que hay adentro”, dice Sonia Cuartas, guía profesional y experta en arte sacro, refiriéndose al Museo de Santa Clara, que reúne la colección de arte religioso más importante de Colombia. “A veces no somos conscientes de lo que tenemos”, agrega.

La Candelaria - Bogotá

Para dar a conocer nuestra riqueza arquitectónica, entidades como el Instituto Distrital de Patrimonio Urbano, el Instituto Distrital de Cultura y Turismo, y guías profesionales de la carrera de Hotelería y Turismo del SENA o certificados por la Escuela Taller de Bogotá, ofrecen recorridos (la mayoría gratuitos) de entre dos y cuatro horas de duración por centros de interés en torno a la Plaza de Bolívar, como los son La Candelaria y del Centro Histórico.

Estos recorridos son también una oportunidad para aprender de arquitectura, de historia del arte y de urbanismo. Quienes los hagan muy pronto podrán notar la diferencia entre las columnas toscanas que rodean el patio del claustro de San Agustín y las majestuosas columnas jónicas de la fachada del Capitolio Nacional, obra cumbre de nuestra arquitectura republicana.

La Candelaria - Bogotá 2

Los siguientes son solo algunos de los muchos lugares que vale la pena conocer:

Santuario de Nuestra Señora del Carmen: La magnificencia de su arquitectura es conocida como ecléctica pues tiene influencia bizantina, florentina, mudéjar y neogótica. El mármol de sus columnas es proveniente de Carrara y, entre sus más admirados atributos, están sus vitrales y el mosaico de la Virgen del Carmen, hecho por el artista Roberto Cárdenas.

Iglesia de San Agustín: su construcción inició en 1668 y es un ejemplo típico de arquitectura barroca. Admire su celosía y, en el techo, su artesonado tallado en madera y recubierto con laminilla de oro. Allí está el icónico Jesús Nazareno, ataviado con cinturón y charreteras militares.

Casa de Nariño: construida durante el gobierno de Rafael Reyes, reemplazó al Palacio de San Carlos como casa presidencial. En su extensa plazoleta tiene un monumento en honor a Luis Carlos Galán Sarmiento. Obra de los arquitectos Gastón Lelarge y Julián Lombana.

Casa de Nariño La Candelaria

Foto extraída de viajandox.com.co

Teatro Colón: este escenario cultural es un motivo de orgullo nacional y en él resalta la belleza de su “Telón de Bocca”, obra del italiano Aníbal Gatti. Su construcción fue encargada en 1892 por Rafael Núñez. Fue restaurado en 2014 por expertos de la Escuela Taller de Bogotá y hoy está siendo ampliado.

Capitolio Nacional: Tomás Cipriano de Mosquera encargó su construcción en 1846 al arquitecto danés Thomas Reed. Por cambios en su diseño y problemas de financiación, solo pudo ser terminado 80 años después, por lo que se le conoce coloquialmente como “El enfermo de piedra”.

Claustro de Santa Clara: fue la iglesia de las monjas de clausura de la Orden de Santa Clara, por ello su ausencia de ventanales y su apariencia de fortaleza. Su construcción fue encargada en 1628 por el obispo Hernando Arias de Ugarte al arquitecto español Matías de Santiago.

Opciones para conocer La Candelaria con guías profesionales

Instituto Distrital de Turismo

Recorridos gratuitos por el centro histórico con guías profesionales certificados. Inscribirse escribiendo a: informacionturistica@idt.gov.co

Instituto Distrital de Patrimonio Cultural

Recorridos con énfasis en historia, cultura y patrimonio.

Inscripciones: www.idpc.gov.co, juan.pinto@idpc.gov.co, tel: 3550800, ext. 3017, o 3019.

Sonia Cuartas

Guía profesional, especializada en patrimonio histórico-cultural, y experta en arte sacro. Cel: 3144565051

Wilson Pacheco

Guía profesional de turismo. Cel. 3123398536

Déjanos tus comentarios

    Artículos relacionados

  • No Related Posts Yet!