A medida que crece la población, aumenta la demanda de mejores entornos para el buen desarrollo de la sociedad. En consecuencia, el crecimiento ordenado de las ciudades se ha convertido en un tema importante. Desde hace unos años Amarilo viene desarrollando una idea que cumple con este propósito y, además, ofrece equipamientos que le dan un valor agregado a los proyectos. Conozcamos más.

Las poblaciones urbanas crecen a gran velocidad. Según un informe presentado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, existe una “megatendencia” en el desplazamiento de las poblaciones rurales hacia las principales urbes, esto trae como consecuencia la necesidad de mejorar aspectos ambientales, sociales y económicos. «La mitad de la población mundial (55 %) vive ahora en núcleos urbanos; y para 2050 se proyecta que unos dos tercios (68 %) de todas las personas residan en áreas urbanas«, explicó John Wilmoth, director de la División de Población de este departamento.

Wilmoth señaló que mientras en 1990 había 10 «megaciudades» en el mundo, hoy existen 34 y han pasado de acoger un 7 % de la población mundial a un 13 %. Para 2030 la ONU cree que habrá un total de 43 «megaciudades», incluyendo Bogotá, que para 2025 estará en este grupo, según se proyecta.

Ciudades dentro de ciudades

Usualmente las megaciudades son aquellas áreas con más de 10 millones de habitantes y pueden estar formadas por una o más áreas metropolitanas que se han unido físicamente. Las previsiones también sugieren que en 2030 habrá dos mil millones de nuevos habitantes urbanos, principalmente, en Asia y en los países emergentes, de ahí que se empiece a utilizar la categoría ‘metaciudad’ para las urbes con más de 20 millones de habitantes.

Pero así como crece la población, también aumentan los obstáculos. Uno de los más importantes en los países en vía de desarrollo es el planeamiento urbanístico, ¿por qué? La respuesta es simple: todas estas personas necesitan un hogar donde vivir y espacios para desarrollarse. Si la planificación urbana no lleva el ritmo necesario, hay mayor probabilidad de que proliferen aquellos barrios que no responden a las necesidades básicas de sus ciudadanos y que tienen altas probabilidades de convertirse en entornos vulnerables.

Con esto en mente, Amarilo lidera en Colombia un concepto que ha posicionado mucho más a la empresa en el top of mind de la industria y de aquellos que buscan mejores entornos. ‘Ciudades dentro de ciudades’ es la idea que le ofrece a las comunidades espacios inclusivos, seguros y sostenibles, con acceso a todo lo necesario para un óptimo desenvolvimiento: viviendas, comercio, entretenimiento, salud, educación, entre otros; es decir, lugares equilibrados que cuentan con excelente infraestructura y que ofrecen la posibilidad a los ciudadanos de vivir en ciudades planificadas y socialmente sostenibles.

En una entrevista para la Revista Semana, Roberto Moreno, presidente de Amarilo, dice “si yo quiero cambiarle la infraestructura mental a la población para que sueñen, piensen diferente y se reten pues tengo que darles una infraestructura física adecuada. Armas un pedazo de ciudad bien armado, entonces, un niño que está en su casa sale caminando, pasa la calle y va a la escuela, después al parque, luego va y se come un helado en el centro comercial, interactúa con sus vecinos y se vuelve un tema de comunidad y convivencia. Ahí empiezan las personas a soñar y a comportarse diferente”.

Este concepto de urbanismo, además de garantizar en un solo lugar la amplia oferta de servicios que mencionamos anteriormente, también permite mantener un sano equilibrio con la naturaleza.

Alameda del Río. Barranquilla

La creación del Parque Guaymaral y la recuperación del Humedal Guaymaral en Lagos de Torca, el paisajismo de Ciudad Verde, el proceso de arborización de Alameda del Río y la sinergia con el entorno costero de Cartagena en Serena del Mar son algunos de los ejemplos que demuestran que el interés de Amarilo no sólo está en construir edificios, también está en crear espacios que mejoran la calidad de vida de sus habitantes.

Moreno considera que “hay una gran oportunidad en el país con la revisión de los planes de ordenamiento de planear nuestras ciudades. Hay una gran fortaleza en Bogotá y la región de planear esta gran ciudad donde queremos vivir. Tenemos que ver cómo planeamos estas ciudades para que de verdad crezcan ordenadamente con esta nueva pandemia que nos pone a comportarnos y a vivir diferente. Las personas están apreciando más su vivienda, una vivienda bien diseñada, con un espacio de trabajo en casa, bien iluminado y ventilado. Con el parque cerca y con el colegio cerca hay menos desplazamientos y, al haber menos desplazamientos, también es mejor para la ciudad. Se convierte en una oportunidad de beneficios para todos”.

Déjanos tus comentarios