Para Rafael Obregón, asesor de Amarilo en diseño urbano, “una ciudad es como una pieza de teatro, requiere actores y escenarios, el escenario no funciona por sí solo y el actor tampoco”, Alameda del Río, en Barranquilla, y los macroproyectos de Amarilo, en todo el país, se han convertido en el medio para construir una buena relación entre estos dos protagonistas. Parte de lo que se está haciendo en la construcción de este proyecto tiene el propósito de contribuir al comportamiento ciudadano. Por un lado, se formula la construcción del escenario y, por el otro, se le brinda al actor las herramientas que necesita para su desarrollo.

Construcción Sostenible

Amarilo tiene un diferenciador importante y es la integración de elementos que intervienen en la construcción de una ciudad de calidad. Colegios, centros deportivos, centros comerciales, planes viales, conciencia ambiental, etc., son valores agregados que, si no están presentes, los edificios son simplemente un gran número de viviendas en un lugar. En urbanismo no da igual desarrollar 10 urbanizaciones de 10 hectáreas, que una urbanización de 100 hectáreas, puesto que mientras más grande y completo sea el escenario, hay más posibilidades para que el actor se pueda desempeñar abiertamente y con responsabilidad para crear comunidad.

Ruiseñor II - Alameda del Río

Ruiseñor II – Alameda del Río

Autoestima para la sostenibilidad y generación de confianza

Existe un punto clave para el desarrollo de cualquier macroproyecto y es el orgullo. Este genera autoestima y la autoestima es uno de los elementos más importantes de la sostenibilidad.

Este gran proyecto crece sobre los cimientos de varios ejes importantes de sostenibilidad; además, cuenta con ciertos componentes que harán que el desarrollo tenga identidad y se genere una gran comunidad a partir de la confianza y la solidaridad.

Antes de que Alameda del Río pudiera ser capaz de garantizar calidad de vida, había que trabajar en la confianza entre el sector público y el sector privado. Esto se logra cuando con sensatez ambos acuerdan los pasos a seguir. Así se hizo Ciudad Salitre en Bogotá, demostrando que la planeación tiene mejores resultados cuando garantiza la calidad y el éxito económico del emprendimiento. Esto se logra más fácilmente cuando se construye confianza entre las partes y los procesos de formulación de los proyectos se hacen de manera concertada. Así se propuso en Lagos de Torca y así se hizo en Alameda. Amarilo y las autoridades de Barranquilla, Alejandro Char y Elsa Noguera, lograron este trabajo colaborativo y crearon bases sólidas para concretar un proyecto de nivel mundial.

Zafiro - Alameda del Río

Zafiro – Alameda del Río

Pensando en el ambiente

Barranquilla posee arroyos que, cuando llueve, se desbordan y arrasan con todo. La construcción de este proyecto se planteó bajo la premisa de que el agua, así como puede ser desastrosa, también puede ser un principio rector de diseño. Teniendo esto en cuenta, las crecientes se manejarán con una laguna de amortiguación que, al mismo tiempo, funciona como una pequeña reserva de 12 hectáreas, a la cual llegan todas las aguas a través de un canal central, abierto parcialmente para que sea parte del atractivo y cerrado en los sitios donde se construyeron plazas. Así nació Alameda del Río y se formó su columna vertebral.

Colombia tiene una parte importante de biodiversidad y de ecosistemas en el mundo. De hecho, se considera el segundo país megadiverso de América, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Con el fin de crear un entorno ambientalmente amable Alameda armó un proceso de arborización, contemplando los árboles más significativos de la región. Igualmente, Barranquilla cuenta con programas de arborización y este fue uno de los proyectos beneficiados.

Esta vegetación se vuelve tan abundante que no se valora como debería. El paisajismo siempre llega más retrasado que el proyecto y los árboles son pequeños, entonces toma 15 años para que esté consolidado. La intención es que el paisajismo, por lo menos en Alameda, esté completo desde el comienzo, usando la donación de árboles de la Alcaldía, cumpliendo la norma de reposición de árboles y trasladando árboles de los lotes que se van a construir.

Azulejo - Alameda del Río

Azulejo – Alameda del Río

Deporte en la Alameda

Se incluyó la construcción del Centro de Entrenamiento de la Selección Colombiana de Fútbol, como parte del proyecto. Lo cual quiere decir que quienes vivan en Alameda se van a sentir incluidos en la vivencia deportiva del país.

Se estima que este centro de ocho hectáreas estará finalizado en marzo de 2020 y contará con restaurante, lobby, gimnasio, sala de reuniones, sala de conferencias, sala de prensa, casilleros, baños y tres canchas, dos naturales y una sintética, con las mismas medidas del Estadio Metropolitano.

Un lugar para todos

Amarilo ha planteado en varios proyectos la convivencia de muchas tipologías de vivienda en un mismo lugar. Según manifiesta Obregón, “construir ciudad incluyente transforma la política urbanística de un país, porque todos los residentes comparten los mismos espacios y tienen acceso a los mismos servicios complementarios. Ahí hay un tema importante de vivencia y de sostenibilidad” y Alameda del Río no será la excepción.

Déjanos tus comentarios