Andrea Buenaventuta y delirio el lenguaje de la salsa

Conversamos con Andrea Buenaventura, directora del espectáculo de salsa y circo que se ha ganado el corazón de Colombia y ha sido ovacionado hasta en Beijing. No hay función que no se llene. Descubra por qué.

¿Cómo surgió Delirio?
Delirio nació hace 12 años con la intención de mostrar el capital dancístico de Cali y la relación íntima que hay entre la ciudad y la salsa. El lenguaje del pueblo caleño es el baile y la esencia de Delirio siempre han sido sus bailarines.

¿Cuáles han sido los momentos más importantes de Delirio?
Uno de ellos fue la visita que hicimos a Beijing. Llegamos con mucha expectativa, con mucho miedo y humildad, y nos encontramos con un público que se admiró por nuestra calidad artística. Otro fue cuando pasamos de presentar una revista musical a hacer puestas en escena con historias que muestran nuestra identidad.

¿Qué le ha dado Delirio a Cali y a Colombia?
Fundamentalmente, un motivo de orgullo. Más allá de ser un espectáculo de salsa, circo y orquesta, hemos trabajado para que el caleño se sienta orgulloso de su ciudad y de sus manifestaciones culturales, y para que el colombiano reafirme su identidad y demuestre su gran potencial creativo.

¿Cuál es el secreto de Delirio para llenar todas funciones?
Nos proponemos que el espectador viva una experiencia que lo haga vibrar, que conmocione sus sentidos. Al caleño y al colombiano le tocamos todas las fibras de su tierra, y el que viene de afuera siente una inmensa admiración por la pasión y la alegría de los artistas en tarima.

¿Cómo se forma un bailarín de Delirio?
En las varias escuelas de salsa que hay en los barrios de Cali. Cada una tiene entre 50 y 70 bailarines que comienzan su proceso de formación a los 5 o 7 años y lo culminan a los 25 años más o menos. Lo que hacemos en Delirio es moldear, pulir y brindarles un espacio escénico profesional para que se luzcan.

¿Cómo es la rutina de entrenamiento de los bailarines?
Es como la que tiene un deportista de alto rendimiento. Los músicos, los bailarines y los artistas de circo entrenan en sus escuelas a diario. Incluidos sábados y domingos, los verás ensayando en sus academias a partir de las 6 de la tarde. Adicional a ello, en Delirio tenemos ensayo los lunes, ensayo general los jueves y funciones todos los viernes.

¿Se qué se trata el nuevo show?
‘El Chachachá del diluvio’ es resultado de un largo proceso de investigación en torno al momento que enfrenta la Tierra, a la extinción masiva de especies y al cambio climático. Recrea el advenimiento de un segundo diluvio universal, en el que habrá unos elegidos que se salvarán y repoblarán la Tierra.

¿Qué lo hace especial?
Lo primero es que nos atrevimos a inspirarnos en el libro del autor vallecaucano Medardo Arias. Combinar la salsa con la literatura es una gran apuesta. Y lo segundo es que tiene un trasfondo social importante, un mensaje contundente pero optimista sobre lo que estamos viviendo y sobre las acciones que tenemos que emprender los seres humanos. Sentimos la responsabilidad de transmitir un mensaje para cuidar nuestro planeta.

¿Cómo percibe Delirio a Bogotá como plaza y como público?
Amamos a Bogotá. Es un crisol donde hay seres humanos que representan una Colombia entera. Ahí uno ve cómo en el baile, en el ritmo y en el sabor, los colombianos nos identificamos y dejamos de ser regiones para convertirnos en un relato nacional fundamentado en el baile y en la música.

Destacado

“Los bailarines caleños llevan el ritmo en la entraña y transmiten en su sonrisa el amor por lo que hacen”.

    Déjenos su comentario