La firma estadounidense Pantone eligió el classic blue como el color de 2020. Este tono frío, sobrio y elegante, que incita a la calma, será tendencia en la moda y la decoración del hogar. Aquí les contamos cómo aplicarlo y mezclarlo para crear ambientes de primera.

“Para gustos, los colores”, dice un conocido refrán. Y, aunque, efectivamente, cada quien tiene distintos gustos y opiniones, lo cierto es que, desde finales de 1999, la empresa Pantone ha dado su veredicto sobre el color que marcará la pauta a lo largo del año. Más que una imposición, se trata de una sugerencia, producto del análisis y la investigación de las tendencias del mercado global, que realiza un grupo de 40 expertos de diversos países.

En el comunicado que la firma estadounidense publicó la primera semana de diciembre de 2019, justificó su elección del azul clásico de la siguiente manera: “Pantone 19-4052 o classic blue, un tono azul atemporal y duradero, es elegante en su simplicidad. Sus cualidades tranquilizadoras, que sugieren el cielo al atardecer, resaltan nuestro deseo de una base confiable y estable sobre la cual construir, a medida que cruzamos el umbral hacia una nueva era”. También, destacó que el color del año “aporta una sensación de paz y tranquilidad al espíritu, ayuda a la concentración y aporta claridad para centrar nuestros pensamientos”.

Así, se entiende que el deseo de los miembros del Instituto del Color de Pantone haya sido que la década de los veinte del siglo XXI comenzara con un tono que incitara a la concordia y a la reflexión.

Classic Blue. Pantone

Imagen tomada de casaydiseno.com

De la teoría a la práctica

El de 2019 fue el living coral, un tono cálido, entre el rosa y el naranja, que transmite alegría y optimismo. Esas características contrastan con el carácter frío del azul, que, inevitablemente, algunos asocian con el otro significado que tiene la palabra blue: tristeza o melancolía.

Así que, para no equivocarse con el uso del classic blue, vale la pena la opinión de una experta. Sylvie Delesmontey estudió Arquitectura de Interiores en Ginebra, Suiza, trabajó varios años en una importante firma de diseño en París y lleva más de dos décadas radicada en Colombia, donde ha realizado importantes proyectos de diseño interior.

Estas son sus recomendaciones:

  • El classic blue es un color frío, pero les da profundidad y calma a los espacios, ayuda a la concentración y al descanso, es cuestión de saber combinarlo.
  • Se puede mezclar con colores neutros y grises para dar un aspecto moderno. Si se usa con blanco, ofrece sensación de frescura, con unos toques de colores ácidos los espacios se ven alegres, y si se combina con fucsia, aporta calidez.
  • Es un color para todos los climas. El mejor ejemplo de lo bien que en climas cálidos son las casas de las islas griegas, donde la mezcla de azul y blanco en la decoración, en las paredes o en los marcos de las ventanas suele ser ganadora. Igualmente, cuando se usa en una vivienda de clima frío da un toque de elegancia y sofisticación.
  • Cualquier espacio social o privado del hogar es adecuado para imprimirle un toque de classic blue en altas o pequeñas dosis.

Muebles

  • Un sofá, una poltrona o los asientos del comedor tapizados con algún textil de color classic blue son buenas opciones.

Accesorios

  • Para quienes prefieren prescindir de este tono en el mobiliario, pueden recurrir a accesorios de color azul clásico: floreros, cojines, jarrones, objetos decorativos o tapetes.

Más mezclas

  • La mezcla de classic blue y dorado resulta elegante y sofisticada.
  • La combinación de azul clásico con amarillo mostaza o rosado claro también produce un llamativo contraste.

Paredes

  • En las paredes puede hacer que el espacio se vea más pequeño y oscuro. En ese caso, lo mejor es emplearlo en áreas amplias y bien iluminadas.

Baños y cocinas

  • En los baños, el uso de azul y blanco brinda una sensación de limpieza y frescura. Se puede incluir en el enchape de las paredes o el piso, en el lavamanos, en las toallas o en algunos accesorios.
  • Un mesón o una bella batería de ollas de color azul en una cocina blanca le aportan carácter al espacio.

Área privada

  • En las habitaciones, lo más práctico es incluirlo en la lencería de la cama. Claro que una pared pintada de classic blue también puede darle un toque de impacto e invitar al descanso.