Diciembre trae consigo una gran carga emocional, ya sea por motivos familiares, religiosos o simbólicos. Precisamente por eso nos cuesta renunciar a aquellos rituales que han pasado de generación en generación. Sin embargo, como consecuencia de las particularidades del 2020, en esta navidad en Covid debemos sacar a relucir nuestra capacidad adaptativa y ser flexibles en las tradiciones para que no pasen por debajo de la mesa y, al mismo tiempo, se disminuya el margen de riesgo.

Fanáticos o no de las celebraciones decembrinas, al final todo el mundo se contagia del espíritu navideño, pero las condiciones de este año probablemente nos dejen un sabor agridulce. La palabra clave de este año ha sido “reinventarse” y diciembre no será la excepción para aplicarla. Si no podemos visitar a nuestros seres queridos, podemos enviarle un regalo personalizado o hecho a mano, si no podemos asistir a eventos con mucha gente, podemos pasar el tiempo decorando la casa, remodelando o cocinando. Si tienes niños es una buena oportunidad para hacer manualidades con ellos y empezar a sembrarles la semillita de la navidad.

Sembremos la semilla de la navidad en los niños

Hay que tener en cuenta que los más pequeños son los que menos sentirán el cambio, en su mundo Santa o el Niño Dios seguirán llegando puntuales y los adolescentes están tan acostumbrados a la tecnología que para ellos estará bien reunirse con sus amigos a través de una pantalla. Sin embargo, esto no significa que debamos olvidar las tradiciones más sencillas y el compartir en familia.

Los adultos somos los que nos veremos más afectados por la falta de contacto físico como todos los años, pero, si lo piensas bien, casi todas las tradiciones pueden tener una solución digital o a distancia. Amigos secretos a domicilio, cenas y novenas online, compra de regalos a través de e-commerce y cenas reducidas están a la orden del día.

Amigo secreto tecnológico

¿Podrías saber quién es tu amigo secreto sólo con características de su personalidad? Organiza una reunión virtual con tus amigos y envía a domicilio los regalos correspondientes, pero no revelen o adivinen los nombres. Herramientas digitales como Kahoot te dan la opción de realizar actividades como trivias y preguntas-respuestas, puedes preparar dinámicas para que cada uno responda desde su celular y conozca a su amigo secreto.

Amigo secreto online

Compartir al aire libre

Una de las principales recomendaciones para minimizar contagios en esta Navidad en Covid es alejarse de lugares cerrados y con poca ventilación ¡llevemos la comida afuera! Preparemos una linda y diferente cena campestre en el jardín, vendrá bien un entorno distinto para cambiar un poco la tradición, pero eso sí, usa siempre el tapabocas entre plato y plato o durante la sobremesa. De igual forma, procuremos reducir la cantidad de platos para que la velada sea más corta y complementemos con caminatas por el barrio o por el conjunto, no caerá nada mal saludar a los vecinos, aunque sea de lejos.

Es de suma importancia recordar que en estas reuniones debemos dejar de lado el famoso plato “para compartir”, aquel que se pone en el centro y todos cogen algo del mismo plato. Divide los pasabocas y sírvelos en platos individuales.

El saludo familiar

Aunque seguramente extrañaremos los abrazos, existen muchas maneras de demostrar cariño. ¿Qué tal si inventamos un saludo familiar? Podemos divertirnos como nunca intentado miles de combinaciones, pasos y señas hasta encontrar la ideal, tal vez se convierta en una insignia de la familia y se vuelva una nueva tradición.

La recomendación principal es no aislarse o dejar de realizar actividades alusivas a la época por el ánimo que se vive en el ambiente. Mantengamos el contacto, transmitamos cariño a través de todos los canales que tenemos disponibles y fortalezcamos los lazos que se pudieron haber visto afectados por la pandemia. Hagamos de estas navidades algo íntimo y recuperemos el verdadero sentido de las celebraciones navideñas.