Cómo elegir la casa ideal para vivir en familia

La llegada de los hijos es un momento emocionante para el que hay que preparase. Estos son los aspectos que se deben tener en cuenta cuando se busca la casa que acogerá a la familia.

Muchas parejas viven cómodas en pequeños apartamentos de una sola habitación. Es muy práctico, pero cuando se enteran de que serán padres surgen nuevas prioridades. En ese momento, cambiar de casa se convierte en una necesidad.

Para cumplir ese objetivo, la pareja debe analizar, según sus posibilidades económicas, las características que debe tener la vivienda adecuada para consolidarse como familia.

Cómo elegir la casa ideal para vivir en familia

Las claves de una casa de familia

  • Más espacio. Es importante buscar una casa o apartamento de dos o tres habitaciones. Dos es lo mínimo si se planea tener un solo hijo, pero, en caso de que la familia aumente, más vale contar con tres desde el principio. De todos modos, si no llegan hermanos, la tercera resulta muy útil. Se podrá usar como cuarto de juegos y, más adelante, como estudio.
  • Ubicación óptima. Es aconsejable que la casa se sitúe en una zona con buenas vías de acceso. Una emergencia doméstica o médica puede surgir en cualquier momento. Por eso, es clave la cercanía a supermercados, clínicas o centros de salud, así como a establecimientos comerciales y de entretenimiento. También es necesario evaluar si hay jardines infantiles y colegios en el sector. Reducir el tiempo de los recorridos entre la casa, el estudio y el trabajo mejora la calidad de vida.
  • Zonas verdes. Es fundamental que la familia pueda jugar y hacer deporte al aire libre, respirar aire puro. Por eso, muchas optan por vivir en casas o apartamentos en conjuntos residenciales con amplias zonas verdes. Si no se tiene esa posibilidad, lo mejor es elegir una vivienda cercana a un parque con senderos peatonales y juegos infantiles.
  • Seguridad. Si la casa es un espacio seguro para los niños y adultos, la familia vivirá tranquila. Para prevenir accidentes, siempre hay que fijarse en el diseño, la calidad de los materiales y los sistemas de seguridad de ventanas, balcones, terrazas y escaleras. También es crucial que el conjunto o edificio cuente con personal y equipos óptimos de vigilancia para impedir robos o cualquier otro delito.
  • Ambientes iluminados. Lo ideal es que la nueva casa reciba abundante luz natural. Ese aspecto beneficia el desarrollo físico y emocional de los niños. Los espacios oscuros producen sensación de encierro y disminuyen el bienestar.
  • Espacios comunales. Contar en el edificio o conjunto con espacios destinados al esparcimiento, como salón comunal para celebraciones, gimnasio o plazoleta, es una ventaja para la familia. Eso evita tener que desplazarse lejos de casa y pagar alquileres o membresías para disfrutar esos beneficios.

¿Casa en la ciudad o en las afueras?

Varias familias consideran que las ciudades están tan congestionadas que lo mejor es criar a los hijos en una casa en las afueras. En ese caso, la mejor opción es elegir una vivienda en un conjunto residencial amplio y seguro.

Además, es clave que la casa se ubique en una zona de fácil acceso. Es poco recomendable establecerse en sectores aislados o demasiado distantes de jardines infantiles, colegios y del lugar de trabajo de los padres.

Amarilo tiene diversos proyectos de vivienda que se adaptan a las necesidades de la familia.

    Déjenos su comentario

    2