El mantenimiento de nuestras casas y apartamentos es algo a lo que no se le debe restar importancia. A veces, como sabemos que vivimos en estructuras que están diseñadas para muchos años, dejamos de lado esas reparaciones que, aunque parezcan insignificantes, van deteriorando nuestro entorno y se convierten en problemas y en gastos económicos más grandes para el futuro. Te contamos algunos consejos que debes tener un cuenta para el mantenimiento de tu vivienda.

Mantener nuestras casas y apartamentos en buen estado es un aspecto fundamental para garantizar su vida útil. Por ello, es conveniente hacerlo con cierta frecuencia, no sólo por los beneficios de comodidad y seguridad, sino por el valor que adquiere cuando la conservas.

Es cierto que las cosas no duran eternamente, pero si las mantenemos en buen estado, duran más y se reducen los daños. Si no tienes los conocimientos básicos, no es necesario que hagas conexiones eléctricas, pero puedes realizar tareas sencillas como cambiar un bombillo, reemplazar un tornillo o llamar a los expertos a tiempo.

Al final, mantener la limpieza, ajustar cerraduras que no funcionen muy bien, poner un poco de aceite a las bisagras y mirar que todo esté en orden no necesita de mucho tiempo ni esfuerzo.

Cambiar un bombillo

¿Cuándo se debe hacer el mantenimiento?

Cuanto antes mejor. La recomendación es hacerlo de manera progresiva (los chequeos se deben hacer, por lo menos, cada 6 meses) y no sólo cuando los daños son graves. Así solucionaremos pequeños inconvenientes antes de que representen gastos y esfuerzos más grandes.

Es importante empezar las tareas de mantenimiento a partir de los 5 años, aunque sean casas y apartamentos nuevos. Pintar suele ser uno de los primeros trabajos, además de darle mucho valor a la estética, también mejora la higiene.

Pintar la casa

Luego, viene la actualización de ventanas y persianas o las reformas en baños y cocinas. Este mantenimiento de mayor nivel se recomienda a partir de los 10 o 15 años.

Cuando se acercan los 20 años es el turno de la fachada y de los interiores, actualizar el hogar a las tendencias de diseño, realizar cambios de materiales y mejoras tecnológicas.

Formas de hacer mantenimiento

*Quitar humedad de las paredes, techos y pisos: Si la pared se ahúma o humedece hay que buscar el origen del problema y resolverlo antes de que sea peor.

Repintar todos los años, tanto el interior como el exterior, con pintura adecuada para espacios húmedos, es una buena opción para proteger los lugares que suelen presentar estos problemas como la cocina y el baño. Revisa si alguna cerámica se despega o está floja, encuentra el motivo del imperfecto y vuelve a ponerla. Cuando se hagan los acabados iniciales de tu hogar, recuerda guardar al menos una caja de cada tipo de cerámica usada, puede que luego sea difícil encontrar el mismo modelo.

*Los detalles olvidados de la cocina: no dejes que las puertas de los gabinetes se aflojen, cambia los tornillos y las bisagras si es necesario, esto aplica para todos los lugares de la casa. ¿Hace cuánto no limpias la parte superior de tus gabinetes o ese lugar donde guardas tus ollas? Esos espacios, que casi nunca tenemos en cuenta, también deben ser limpiados.

Los electrodomésticos y gasodomésticos son fundamentales y, desafortunadamente, lo notas cuando ya no sirven. Limpia los filtros de la campana, quita las hornillas de la estufa y límpialas, retira los restos de grasa del horno y el microondas, revisa la grifería y las tuberías del lavaplatos.

Revisión de tuberías

*Limpieza del techo: agua estancada, goteras, humedad, desagües tapados, sucio acumulado, tejas desgastadas, etc. son las consecuencias de no dedicarle tiempo al techo.

*Terrazas o patios: si tienes pisos de madera el mantenimiento debe ser anual, con cepillado y barnizado según las especificaciones del material, de esta forma estarán como nuevos por muchísimos años. Debes, también, revisar que no haya insectos que puedan perforar la madera, si es así utiliza los productos necesarios para eliminar la plaga. Si son de cerámica o baldosas de otro material, revisa que no estén despegadas para evitar accidentes. También aprovecha para hacer mantenimiento de plantas, sobre todo si tienes árboles, recuerda podarlos para que no haya problemas con cables y revisar las raíces para que no afecten el piso.

Estas son sólo algunas de las cosas que puedes revisar y hasta reparar por ti mismo, para otras, como la revisión de cableado eléctrico y tuberías subterráneas, es probable que necesites la ayuda de un experto, pero no dudes en contratarlo, un hogar tiene mucho valor económico y sentimental, no dejes que se pierda por detalles que puedes solucionar a tiempo.

    Artículos relacionados

  • No Related Posts Yet!