¿Miedo al fracaso o correr el riesgo?

Hacer realidad una idea de negocio es el sueño de muchos. No es muy sencillo, pero tampoco es imposible. Crear un buen plan de negocio es el punto de partida para lanzarse al emprendimiento.

El miedo al fracaso es uno de los principales obstáculos a los que se enfrenta una persona que tiene una idea de emprendimiento o negocio. Sin embargo, muchos expertos coinciden en que la única manera de superarlo es corriendo el riesgo. Claro que eso no significa lanzarse al vacío sin pensar en las consecuencias.

Las cifras del emprendimiento

El 21 de enero de 2019, un informe de Confecámaras reveló que la creación de empresas en Colombia aumentó 0,8 % durante 2018. Eso se traduce en que se conformaron lo que esta confederación define como 328.237 unidades productivas: 69.283 sociedades y 258.954 personas naturales. Los tres principales sectores en los que se concentraron fueron: comercio, alojamiento y servicios de comida, e industria manufacturera.

Ese mismo informe también dio a conocer que se registró el cierre de 186.123 unidades económicas. Se liquidaron 10.752 sociedades y 169.755 personas naturales, lo que representa un descenso del 3 % frente a las cifras de 2017.

Una buena noticia para los emprendedores colombianos es que el artículo 79 de la Ley de financiamiento 1943 de 2018 establece nuevos beneficios tributarios para las empresas de economía naranja. Es decir, las industrias creativas y de valor agregado tecnológico estarán exentas de impuesto de renta durante 7 años si cumplen con los siguientes requisitos:

  • Su domicilio principal debe estar en Colombia.
  • Deben estar constituidas e iniciar su actividad económica antes del 31 de diciembre de 2021.
  • Su actividad debe estar contenida en el literal C del inciso 1 de la Ley 1943 de 2018.
  • Deben tener mínimo 3 empleados, sin contar a sus administradores.
  • Deben cumplir con los montos mínimos de inversión, que no pueden ser inferiores a 150.788.000 (para 2019) en un plazo máximo de 3 años gravables.

La idea de negocio

Idea de negocio

Para un emprendimiento, lo primero es tener una idea de negocio. La Cámara de Comercio de Bogotá plantea que debe estar asociada a las metas, conocimientos e ideales del emprendedor y responder a estas preguntas:

  • ¿La idea de negocio resuelve una necesidad insatisfecha?
  • ¿La idea ya existe?
  • ¿Cuál es el producto o servicio?
  • ¿Fabricar o comercializar?
  • ¿Quiénes serán los clientes?
  • ¿Cómo va a llegar a ellos?
  • ¿Cuál es el valor diferencial que tiene el producto o servicio frente a los ya existentes en el mercado?

El plan de negocio y su importancia

Una vez definida y para aterrizar la idea de negocio, es importante crear el plan de negocio. Se trata de un documento formal que se convertirá en la guía o en la hoja de ruta del emprendimiento. Además, tenerlo es vital pues suele ser el primer requisito para presentarse a una convocatoria, a un concurso o para pedirle dinero a un inversionista.

El emprendedor lo puede elaborar solo, con paciencia y disciplina. No obstante, es útil buscar la asesoría de un mentor que sepa del tema, de alguien con experiencia contable o acudir a la Cámara de Comercio de la ciudad. Esta entidad, por lo general, presta ayuda presencial y virtual a quienes tienen ideas de negocio.

El plan de negocio y su importancia

– ¿Qué debe tener el plan de negocio?

Básicamente, debe reunir los siguientes aspectos:

Objetivo. Se debe plantear un propósito realista, claro, específico y, de preferencia, medible. Por ejemplo, en un plazo de cinco años generar un número determinado de productos que se espera que den cierta rentabilidad.

Análisis del entorno. Para sacar adelante el emprendimiento es necesario especificar contra qué negocios compite. Con base en eso, se debe definir cuáles son las ventajas competitivas o aspectos que hacen que la propuesta del emprendedor se destaque. Hay que dejar claro qué lo diferencia y lo hace especial.

Análisis del mercado. El plan de negocio debe definir las características del cliente. A quiénes o qué tipo de empresas le va a vender el producto o servicio. Esa es la base para definir los precios.

Análisis financiero. Se debe procurar hacer una proyección aproximada y realista de los montos de la inversión, los costos, los ingresos y las utilidades.

Estrategia de mercadeo. Se debe plantear cómo se va a vender y promocionar el producto o servicio y cuánto le va costar implementar esa estrategia. Se deben contemplar página web, redes sociales, folletos, entre otros.

Equipo de trabajo. Es necesario especificar quiénes trabajarán en el emprendimiento, cuáles son sus fortalezas y a qué se dedicarán. Un contador debe formar parte del equipo.

Estrategias y objetivos

 

Si tiene en cuenta todas estos consejos básicos y recomendaciones, el aspirante a emprendedor tendrá un panorama más claro que le permitirá saber a qué se enfrenta para asumir el riesgo con responsabilidad.

Una de las banderas del gobierno actual es el impulso a los emprendimientos de la economía naranja. De hecho, el Ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, resaltó en una entrevista concedida a mediados de enero al diario económico La República que “el Global Entrepreneurship Index dice que Colombia es uno de los países con mayor potencial de emprendimiento en talento creativo”. Apostarle a una idea de negocio en ese campo puede ser un riesgo que vale la pena considerar.

    Déjenos su comentario