Canal Embajador trabaja de la mano de empresas aliadas para que sus empleados cumplan con la aspiración de tener una casa propia. En solo 15 meses de operaciones, ha impactado a 4.100 personas y logrado ventas por 45.000 millones de pesos.

Comprar vivienda es uno de los tres principales sueños de los colombianos de estratos 1, 2 y 3, de acuerdo con el sondeo realizado por Fincomercio en enero de 2020. Para ayudarles a los trabajadores a materializarlo, la constructora Amarilo lanzó el programa Canal Embajador, una estrategia que busca consolidar alianzas con las principales empresas colombianas para llevarles soluciones de vivienda a sus empleados.

Canal Embajador nació en junio de 2020, durante uno de los momentos más críticos de la pandemia. En un país donde 52,1 por ciento de las familias no tiene vivienda propia, según la más reciente Encuesta de Calidad de Vida del Dane, el programa ha logrado un total de 181 unidades de vivienda vendidas, 39 aliados, un recaudo mayor a los 45.000 millones de pesos en ventas y 4.100 personas impactadas en poco más de un año de trabajo.

El programa está diseñado para beneficiar a colaboradores y a empresas. Al obtener una casa propia, los empleados de las compañías aliadas y sus familias mejoran su calidad de vida, y al mismo tiempo, aumentan su sentido de pertenencia con la empresa.

Las estadísticas son elocuentes: según estudios realizados por Delivering Hapiness, la primera compañía en usar la ciencia de la felicidad para co-crear empresas adaptables, cuando se es feliz en el trabajo se incrementan la innovación en un 300 por ciento, la retención de empleados en un 44 por ciento, las ventas en un 37 por ciento y la productividad en un 31 por ciento.

Sin embargo, la consecución de estas metas no es una tarea fácil. Para ello, Amarilo hace un primer acercamiento donde se conecta con las empresas, realiza una presentación sobre las características del programa y se define, una vez expuestos los beneficios que ofrece la constructora, si se formaliza la alianza para dar inicio al acompañamiento a los trabajadores.

Con base en las necesidades de las empresas, Amarilo programa ferias periódicas de forma virtual o presencial. En los eventos se realizan charlas sobre temas esenciales para que el sueño de tener una casa propia sea realizable: educación financiera, compra de vivienda, créditos, subsidios, capacidad de endeudamiento e incluso los beneficios que le ofrece el Gobierno Nacional a quienes sueñan con una casa propia.

Una de las ventajas de que el proyecto haya surgido durante la pandemia radica en que el acompañamiento se adapta a los empleados, y no al revés. Canal Embajador se sirvió del canal digital ‘Casa desde casa’, de Amarilo, con el propósito de asesorar mediante esta plataforma virtual a todos los empleados posibles, sin importar el lugar, el horario o la disponibilidad de tiempo. Así se reducen las brechas materiales para brindar asesorías de manera aún más efectiva.

Finalmente, después de un largo camino en el que se educa, se comunica y se ofrecen beneficios especiales a los colaboradores de las empresas aliadas, empieza el proceso regular de venta, donde el equipo de Amarilo se encarga de hacer un seguimiento exhaustivo de cada caso, hasta que se formalice el sueño de tener vivienda propia. 

Con su pedagogía y acompañamiento, Canal Embajador transforma poco a poco la industria y el abordaje del mercado de vivienda, y, de paso, desmitifica el paradigma de que comprar vivienda en Colombia es imposible.

Déjanos tus comentarios