Todos los caminos del diseño italiano y la arquitectura europea conducen a Milán. Este es un recorrido de cinco estaciones por una urbe en la que la creatividad sale de los estudios y talleres para impregnar la vida cotidiana

Por Nicolás Peña Ardila

Fundación Prada

Esta torre diseñada por Rem Koolhaas es una de las obras arquitectónicas modernas más imponentes de Milán. Sus diecinueve metros cuadrados albergan muestras itinerantes, archivos, teatro, un bar diseñado por el cineasta Wes Anderson y la colección permanente de arte moderno y contemporáneo de la diseñadora Miuccia Prada y su esposo Patrizio Bertelli.

El barrio en la que se encuentra ubicada recibe el nombre de Largo Isarco 2 y solía ser un polígono industrial del sur de la ciudad, ahora se está transformando en un distrito de negocios y tecnología.

Pirelli Hangar Bicocca

El espacio industrial de la Via Chiese 2 ha sido transformado en centro de arte contemporáneo bajo la batuta (y los bolsillos) de una compañía italiana, Pirelli en este caso. Se trata de un antiguo hangar de locomotoras, intervenido desde 2004, por el que han pasado nombres como Marina Abramovic, Alfredo Jaar o Lucio Fontana. Cuenta también con una instalación permanente del artista alemán Anselm Kiefer, titulada Los siete palacios celestiales.

Trienal de Milán

No es necesario coincidir con el evento central (que, como su nombre indica, ocurre cada tres años) para encontrar bajo el techo de este museo exhibiciones en las que el diseño italiano y el arte se interceptan con el urbanismo, la música o la ciencia. El evento surgió en 1923 y, entre 1933 y 1996 corrió sin interrupciones. Revivió en 2016 y, para 2019, como si se tratara de una antesala a la pandemia, su eje curatorial se tituló: ‘Naturaleza rota: el diseño a cargo de la supervivencia humana’.

Se ubica en el parque Sempione, a pocos pasos del castillo de Los Sforza en Viale Emilio Alemagna 6.

Museo Kartell

La sede central de este gigante del diseño italiano, fundado en 1949 por Anna Castelli Ferrieri y Giulio Castelli, célebre por su mobiliario en plástico y ubicado en la Via delle Industrie 3, conmemoró sus 50 años con la apertura de un museo de 2.000 metros cuadrados, 8.000 objetos, 5.000 diseños y 15.000 fotografías. Las visitas deben reservarse desde su web, en donde también se encuentra un recorrido virtual.

El Museo se encuentra en Binasco, área metropolitana de Milán. A pocos minutos se levanta el Castillo Visconti de Binasco, una fortaleza medieval.

 

Armani Silos

Armani Silos

Foto extraída de archdaily.co

Para Giorgio Armani, al igual que el alimento, “las prendas de vestir también sirven para vivir”. Por eso mantuvo el propósito de la arquitectura europea original del sitio (almacenamiento de granos) en el nombre de su ambiciosa colección que, desde 2015, recorre la retrospectiva de casi cinco décadas de su carrera en prendas y bocetos: 400 vestidos y 200 accesorios. El espacio también cuenta con un calendario de exposiciones temporales, muchas de ellas comisionadas por el propio Armani que, de vez en cuando, cruza la calle desde su oficina principal para recorrer las salas.

Déjanos tus comentarios