01 de mayo de 2022

10 violetas


Centro de Diseño

El color preferido de los fabricantes de chocolates y el que más usaba la realeza. Denota inteligencia, profundidad y creatividad. Flores que llevan su nombre y no poseen su color. Canciones que evocan su presencia. Obras artísticas en diferentes momentos de la historia. En la moda, en la gastronomía, en los cómics, en las marchas feministas. El violeta está presente antes, ahora y para siempre.

1. En el impresionismo 

Este movimiento francés del siglo XIX, conformado por los artistas Monet, Renoir, Degas, Cézanne y Pissarro, entre otros, buscaba “la interpretación de la luz”. La gran mayoría de sus obras eran paisajes que jugaban con los reflejos del sol, las sombras y los contrastes con la naturaleza. En estas atmósferas, la paleta de colores era reducida y el violeta era parte esencial. “Azul de ultramar”, lo llamaba Monet, porque, al parecer, los pigmentos eran traídos de lo más profundo del océano. 

 

2. De papas y monarcas 

Se dice que desde el siglo IV antes de Cristo se había descubierto el color violeta, que los fenicios extraían de caracolas. No era fácil de encontrar y era muy costoso de extraer. Por eso, los reyes eran los únicos que lo llevaban en sus prendas de vestir. Con el paso del tiempo, lo usaron los papas y los principales miembros de la Iglesia Católica. Sinónimo de lujo y exclusividad, la monarquía inglesa lo ha empleado siempre; incluso, la reina Isabel II lo vistió durante las celebraciones de su matrimonio.

 

3. En la obra de Zaha Hadid 

Nació en Irak y pasó la mayor parte de su vida en Londres. Una de las mentes más brillantes de la arquitectura de la segunda mitad del siglo XX, fue la primera mujer en ser reconocida con el premio Pritzker, el llamado Nobel de arquitectura. The Winton Gallery es su primera obra póstuma. Su oficina diseñó estas nuevas salas como parte del Museo de la Ciencia de Londres. El color predominante es el violeta y el espacio está inspirado en los aviones Handley Page. “En Irak, las matemáticas eran como dibujar”, dijo ella sobre el proyecto antes de su muerte. Justo el espacio permite que los visitantes se acerquen a una de las más fascinantes áreas del conocimiento: los números, a través de 100 objetos, incluido un avión Gugnunc de 1929.

 

4. Sangre real femenina 

El violeta es un homenaje a las mujeres que lucharon y luchan por sus derechos alrededor del mundo. Hay muchas teorías sobre el por qué ese color. La que más se repite es que en la fábrica Triangle Shirtwaist Co., en Nueva York, donde las mujeres confeccionaban camisas para hombre, ocurrió un devastador incendio, el 25 de marzo de 1911, que dejó 146 víctimas. La mayoría eran inmigrantes, de procedencia judía e italiana, y se habían unido para mostrar su descontento por las condiciones laborales y los bajos salarios de la empresa. Se dice que el humo del incendio era violeta, por las telas con las que ellas trabajaban. También fue el color escogido, al lado del blanco y del verde, por las primeras sufragistas inglesas, en 1908. “El violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto y su conciencia de la libertad y la dignidad”, así lo explicaba la activista inglesa Emmeline Pethick.

 

5. De la ficción a la realidad 

Así como muchas veces soñamos con vivir una historia de película, en el filme de Woody Allen es al revés: el personaje sale de la pantalla a enfrentar el mundo real. Cecilia (Mia Farrow) lleva una vida infeliz con su esposo y su trabajo. Va al cine a ver un filme llamado La rosa púrpura del Cairo, que narra la historia de Henry, un dramaturgo adinerado que vive en Manhattan y se va a Egipto de vacaciones. Allí conoce a un arqueólogo, Tom Baxter (Jeff Daniels), que justo anda en busca de la rosa púrpura, una legendaria flor que crece en la tumba de un faraón. Cecilia ‘huye’ de su vida viendo esta película una y otra vez hasta que, desde la pantalla, Baxter la mira a los ojos y le habla. Él se sale de la ficción y enfrenta la vida real al lado de su amada.

 

6. Cuando nació en un laboratorio 

Después de experimentar con componentes químicos, el inglés William Henry Perkin (1838- 1907) se topó con una especie de resina oscura. Siguió probando y el color persistía. Había descubierto el primer colorante químico orgánico sintético: la anilina morada, también llamada mauveína o, en su honor, la púrpura de Perkin. Tenía solo 18 años cuando llegó a esta revelación. Junto a su padre, no solo la patentó, sino que montó una fábrica para producirla. El color, que antes era exclusivo de la realeza, se volvió accesible a todos.

 

7. ‘El jardinero ’ 

— Esta canción de Wilfrido Vargas rompió las reglas del merengue en los años 80. Inspirada en melodías de dos grupos haitianos, Tabú Combo y D.P. Express, Wilfrido construyó una versión libre, que incluyó un rap en español y en inglés. ¿Un rap dentro de un merengue? Nadie lo había hecho. El vocalista Eddy Herrera, arquitecto que cantaba boleros, fue quien asumió el reto; el cantante Jorge Gómez interpretó el ‘falsete’, atípico para entonces; y Trivedi Dacy, asistente de Vargas, fue la encargada de buscar todos los nombres de flores posibles: “Tengo claveles, tengo violetas, tengo pompones, también miosotis”.

 

8. Una atmósfera, un artista 

El propósito de Dan Flavin, artista estadounidense que murió en 1996, era despojar el arte de cualquier significado. Sus principales obras son luces de neón, fluorescentes y de distintos colores, que buscaban hacer sentir, más que provocar pensamiento. Como rezaba el minimalismo, movimiento al que pertenecía, el arte debía partir de lo más elemental. Son famosas sus atmósferas violetas, que se han exhibido en los principales museos del  mundo.

 

9. Una flor comestible 

Las violetas no solo lucen diferentes variedades de color violeta, sino también de blanco, amarillo, rojo y azul. Hay varios tipos y tienen la particularidad de que son comestibles: no es raro ver sus pétalos –5 por flor– como parte de un plato especial. El significado ha cambiado con el tiempo: desde ser la flor que se llevaba a la tumba de los soldados romanos hasta ser el puente de una confesión del amor más sincero.

10.  Una mujer violeta 

Violeta Parra fue la principal exponente del folclor chileno y con sus composiciones representó el sentir del pueblo. Parece mentira que quien cantara “Gracias a la vida que me ha dado tanto…”, se hubiera suicidado. “No me suicido por amor. Lo hago por el orgullo que rebalsa a los mediocres”, dijo en su carta de despedida. Su hermano menor, el gran poeta Nicanor Parra, escribió una conmovedora “defensa” que describe su legado.

 

Very Peri, el color del año 

El color que escogió el Instituto Pantone para que rigiera en este 2022 es el Very Peri. ¿Por qué? Así lo explica la institución: “Es un símbolo del espíritu de nuestra era global actual y de la transición que estamos viviendo (…). Con las tendencias en los juegos, la creciente popularidad del metaverso y el aumento de la comunidad artística en el espacio digital, Pantone 17-3938 Very Peri ilustra la fusión de la vida moderna en correspondencia con las tendencias de color en el mundo digital y cómo, juntos, se manifiestan en el mundo físico y viceversa”

Artículos relacionados