El objetivo de la renovación urbana es el de identificar partes de la ciudad que no están siendo aprovechadas o están deterioradas, y transformarlas con la intención de darles mayor calidad de vida a las personas que viven en o alrededor de la zona afectada.

Este mecanismo puede ser tanto micro como macro, pues puede contemplar el cambio de una única infraestructura o ser un proyecto de gran escala.

El concepto de renovación urbana empezó en el siglo XIX en Inglaterra, en donde se reemplazó la mala infraestructura y las pobres condiciones higiénicas de la revolución industrial.

Algunos ejemplos de renovación urbana

Con los años, todas las ciudades del mundo han tenido que adaptarse y evolucionar para suplir las nuevas demandas de una creciente población. Se considera como renovación, por ejemplo, el cambio de una zona industrial, con varias cuadras de cemento y fábricas inutilizadas, por un área verde o una escuela, para que los niños tengan espacio para jugar y estudiar.

Lo mismo pasa cuando hay una cuadra de casas que deben ser reemplazadas por altos edificios, con el fin de tener mayor número de viviendas para las personas. Este último punto es la razón por la cual la renovación urbana puede ser mal vista por la población, puesto que algunas veces significa el desplazamiento de familias enteras.

Transformaciones de ciudades

Las nuevas tecnologías también han generado importantes transformaciones en las ciudades. En efecto, cuando se empezaron a tener carros en vez de carruajes, las calles se tuvieron que ampliar y con el invento del ascensor se pudieron construir inmuebles cada vez más altos.

La gentrificación es otra de las razones por las cuales hay renovación, pues entre más personas llegan a un área o barrio de la ciudad, éste se transforma: hay más oferta comercial, restaurantes, espacios para el ocio y la diversión, así como una mayor construcción de viviendas.

áreas de esparcimiento

Es así que la renovación urbana contempla los diferentes aspectos relevantes al urbanismo, para asegurar que los ciudadanos tengan áreas de esparcimiento, cuenten con buena movilidad y tengan acceso a todos los servicios públicos. En otras palabras, la renovación urbana no es algo que se hace por vanidad, sino para incentivar un buen desarrollo social, urbano y sostenible, dándole más valor a ciertos barrios e incluso mejorando su economía.

Juegos olímpicos

Dentro de los grandes ejemplos de renovación urbana, están los cambios que generan los Juegos Olímpicos en un país. Este fue el caso de Japón, que en 1964 recibió por primera vez dicho evento deportivo y, para tal efecto, construyó la línea del tren bala llamado T?kaid? Shinkansen, que mejoró las rutas y autopistas para una mejor movilización.

T?kaid? Shinkansen

T?kaid? Shinkansen. Imagen extraída de es.wikipedia.org

La ciudad de Atlanta, por su parte, aprovecho los Juegos Olímpicos de 1996 para convertirlos en residencias estudiantiles y así ampliar los campus de las principales universidades de la ciudad.

Por otro lado, tenemos la Villa Olímpica de los juegos de Tokio 2020. En esta oportunidad, las 23 torres que forman parte de la villa se convertirán en, aproximadamente, 4.000 apartamentos de lujo. De hecho, a mediados de 2020, el 25 % de estos espacios ya estaban vendidos.

Renovación urbana en la Villa Olímpica Tokio 2020

Villa Olímpica Tokio 2020. Imagen extraída de andina.pe