Con el paso del tiempo, la familia y el rol que desempeña cada miembro han cambiado. Probablemente, nuestros padres, tíos y abuelos vienen de una familia tradicional extensa, donde los hombres eran los líderes de la generación, los que estaban más activos en la vida social y el sostén económico de la familia, mientras que las mujeres ejercían los trabajos del hogar y el cuidado de los hijos.

Ahora la familia no solo se diferencia por la cantidad de integrantes en ella (están siendo cada vez más pequeñas), sino también porque la mujer ha tomado un papel mucho más dominante, tanto en la dinámica familiar como en el ámbito laboral, incluso, en algunos casos, son las que trabajan mientras que el hombre se dedica al hogar.

De igual forma, una familia moderna puede estar conformada por una pareja y sus hijos, pero también encontramos las que no tienen hijos y no, precisamente, por temas de infertilidad, sino porque deciden no tenerlos o tener solo mascotas; también existen, ahora, familias formadas por parejas del mismo sexo.

Familias con padres del mismo sexo

Ya está situación representaba un reto importante para las constructoras porque teníamos que replantear constantemente las estructuras de nuestros proyectos para alinearnos con las necesidades de estas nuevas familias. Cuando pensamos que estábamos completamente adaptados a estos cambios, se presenta una pandemia que llegó a cambiar las relaciones sociales, la economía mundial y las exigencias de las familias en cuanto a espacios, objetos y transporte, lo que nos llevó a replantear nuevamente todas nuestras estrategias.

A pesar de la incertidumbre, se presentan múltiples oportunidades de reinvención para el sector de la construcción que, según pronósticos, están guiadas en las siguientes direcciones:

Tecnología y digitalización más fuerte que nunca

La sociedad se dirige hacia una situación donde todo se pueda hacer a través de la tecnología. El trabajo remoto, visitas de clientes, decoración, visitas a inmuebles con realidad virtual, reuniones familiares y otras situaciones darán cada vez más paso a la inteligencia artificial (IA).

Es este aspecto, en Amarilo hemos implementado, exitosamente, herramientas como Casa desde Casa, una plataforma que permite que la compra de vivienda se realice de forma remota usando recorridos 360 de todos nuestros proyectos,  para así poder transportar a los clientes a la vivienda de sus sueños sin moverse de donde están.

Nuevos gustos

El confinamiento ha hecho que las familias replanteen las condiciones en las que viven y desean vivir. Hemos visto más inclinación hacia viviendas con más luz natural, un jardín o terraza, más ventanas, con integración a la domótica o al Internet de las Cosas (IoT) y, por supuesto, no podemos dejar por fuera las viviendas con superficies más amplias que, además de cumplir con su propósito de hogar, también se pueda crear en ellas espacios para oficinas, gimnasios y así desempeñar las nuevas actividades que han surgido en esta “nueva normalidad”.

Domótica

Ahora es de adentro hacia afuera

Se ha sacrificado la cercanía al centro de las ciudades y se apuesta por lo nuevos desarrollos en las afueras donde abunden zonas verdes. Las distancias de los lugares de interés han pasado a un segundo plano en beneficio de superficies con más espacios y aire libre.

¿Dentro de las nuevas exigencias para tu próximo hogar está incluida alguna de las que mencionamos aquí? Estamos seguros que si navegas en nuestra interna de Proyectos encontrarás aquel que cumpla con todas tus expectativas post-pandemia y se convierta en el hogar soñado de tu familia.

Déjanos tus comentarios