La estrella de Pekín: El Aeropuerto Internacional Daxing

El Aeropuerto Internacional Pekín-Daxing es la más reciente megaconstrucción con la que el gigante asiático sorprende al mundo. La obra, cuya silueta se parece a la de una estrella de mar, fue uno de los últimos diseños que concibió la premiada arquitecta iraquí Zaha Hadid, fallecida en 2016.

A mediados de 2008, la República Popular China estaba lista para hacer su presentación oficial como potencia mundial. Pekín, su capital, era la sede de la XXIX edición de los Juegos Olímpicos, evento que le permitió disfrutar de una de las mejores vitrinas mediáticas para exhibir sus avances y poderío, representados, en gran parte, en imponentes construcciones diseñadas por firmas de arquitectura de renombre internacional.

Una de las obras más impresionantes que se estrenaron para esas olimpiadas fue la que sirvió de puerta de entrada y salida a los miles de turistas y atletas que visitaron la ciudad: el Aeropuerto Internacional de Pekín, un diseño inspirado en la figura de un dragón (el símbolo chino del poder), firmado por el estudio Foster and Partners del arquitecto británico Norman Foster, en el que el gobierno chino invirtió 2.800 millones de dólares.

Estructura Pekín Daxing

Imagen extraída de www. blog.bulldozair.com

Por absurdo que parezca, a pesar de contar con tres terminales que se extienden a lo largo de dos kilómetros, tan solo tres años después de la apertura empezó a evidenciarse que el aeropuerto concebido por el ganador del Premio Pritzker en 1999 comenzaba congestionarse con la exagerada cantidad de viajeros. En 2018 recibió más de cien millones, cifra que lo posicionó como el segundo con más tráfico aéreo del mundo (el primero es el de Atlanta, Estados Unidos). 

Fue así como en 2011 se abrió un concurso para el diseño del segundo aeropuerto internacional de Pekín, que estaría ubicado en el suburbio de Daxing, a 46 kilómetros al suroccidente de la capital. Esta vez, la firma ganadora fue Zaha Hadid Architects, liderada por quien en 2004 se convirtió en la primera mujer ganadora del Pritzker, la arquitecta iraquí Zaha Hadid. El estudio trabajaría en alianza con la empresa francesa experta en aeropuertos ADP Ingeniérie y el Instituto de Arquitectura y Diseño de Pekín (BIAD por sus iniciales en inglés).

Interior-Pekin-Daxing

Imponente y futurista

El pasado 25 de septiembre, seis días antes de la celebración de los setenta años de la República Popular China, el presidente Xi Jinping inauguró el Aeropuerto Internacional Pekín-Daxing, que para muchos era el proyecto más esperado de 2019. Se trata del aeródromo de una sola terminal más grande del mundo: su área equivale a 96 canchas de fútbol, cuenta con cuatro pistas (en unos años planean construir cuatro más) y se edificó en un terreno que abarca 4.662 hectáreas. Para eso, el Gobierno tuvo que reubicar a más de veinte mil personas que habitaban la zona, a pesar de que la mayoría estaba en desacuerdo.

La obra, en la que participaron más de 40.000 trabajadores, se entregó en el plazo establecido: comenzó en diciembre de 2014 y terminó en agosto de 2019. Un lapso relativamente breve para construir, entre otros, los 700.000 metros cuadrados de la terminal de pasajeros y los 80.000 metros cuadrados de la terminal de transporte terrestre. Aunque no hay cifras oficiales, se calcula que su costo superó los once mil millones de dólares.

Planos Aeropuerto Daxing

Imagen extraída de www.arquine.com

El diseño tiene el sello inconfundible de Zaha Hadid. Es una propuesta vanguardista, de estilo futurista, curvilínea y sofisticada, con fachada acristalada y cubierta revestida con paneles de aluminio de acabado color bronce y espacios interiores donde el blanco es el protagonista. Vista desde el aire, parece una estrella de mar, que es el sobrenombre con el que los medios locales la bautizaron desde que se dieron a conocer los primeros renders. Lamentablemente, la arquitecta no alcanzó a ver terminada la que fue una de sus creaciones más ambiciosas, pues murió de un ataque cardiaco en marzo de 2016, a los 65 años.

De acuerdo con la memoria del proyecto, la propuesta “hace eco de la arquitectura tradicional china, que organiza y conecta los espacios alrededor de un patio central”. “El diseño de la terminal minimiza las distancias entre el check-in y la puerta de embarque, así como entre las puertas para el traslado de pasajeros, de manera que se invierten máximo ocho minutos en los recorridos”, explicó Cristiano Ceccato, uno de los directores del proyecto, miembro del equipo de Zaha Hadid Architects, en un artículo publicado en la edición estadounidense de la revista Architectural Digest, a finales de septiembre. 

Interior-Aeropuerto-Daxing

Imagen extraída de www.sonorastar.com

Los cinco brazos principales de la estructura (de siete plantas, dos de ellas subterráneas) albergan setenta y nueve puertas en total por las que los viajeros acceden a los aviones de las principales aerolíneas del mundo. El sexto brazo enmarca el acceso a la terminal y en el medio se ubica el atrio central abovedado, que alcanza una altura máxima de 45 metros. La cubierta es rica en tragaluces que, durante el día, llenan el espacio de abundante luz natural.

Inicialmente, se calcula que el aeropuerto recibirá cuarenta y cinco millones de pasajeros anuales y se espera que en 2025 la cifra ascienda a setenta y dos millones. Sin embargo, el diseño está concebido para que se lleve a cabo una ampliación que le permita recibir hasta cien millones de personas al año, una cantidad asombrosa para una sola terminal.

 

Déjenos su comentario