Seleccionamos una decena de símbolos arquitectónicos, e incluimos algunas de las nuevas obras para los Juegos Olímpicos 2021, que reflejan la inspiración y la tradición japonesas. Recomendamos guardar estas páginas, serán la mejor guía cuando sea posible volar a la tierra del ‘Wabi-sabi’. 

Desde el piso panorámico de la Torre de Tokio se puede ver una maqueta donde sobresalen templos históricos, rascacielos vanguardistas, edificaciones que dialogan entre el pasado y el futuro y, en general, una arquitectura flexible que evidencia una planeación urbana sistemática. “La incoherencia en sí genera vitalidad, la arquitectura en Tokio apela al corazón humano”, dijo el reconocido arquitecto Kenzo Tange, ganador del premio Pritzker en 1987.

Torre Nakagin Capsule
 Ubicación: Ginza 
Arquitecto: Kisho Kurokawa, 1972 

 

Algunos críticos consideraron que este edificio fue un experimento fallido del arquitecto Kurokawa, sin embargo, con el tiempo se transformó en un referente de radicalidad, audacia e innovación. La construcción de 14 pisos y 140 apartamentos es un juego de Jenga, donde cada módulo o container puede ser reemplazado. En un principio, la edificación se diseñó para viajeros que aterrizaran en Tokio por negocios, un AirBnb en los años setenta. Este bloque de cápsulas de hormigón que rotan en distintos ángulos es símbolo del movimiento arquitectónico Metabolismo, donde las construcciones se contemplan como entidades biológicas que cobran vida y deben ser dinámicas, sostenibles y adaptables. 

Museo Nezu 
Ubicación: Minami-Aoyama 
Arquitecto: Kengo Kuma, 1941. Remodelado en 2009

 

Aquí se conservan 7.400 obras de arte asiático. La elegancia y la contemporaneidad encajan en este museo resguardado por un jardín de 17.000 metros con arcos torii, arroyos y linternas de piedra. El vidrio extendido del vestíbulo y la iluminación desenterrada desde todos los ángulos, crean una experiencia interesante para el público. “Diseñé el museo como si estuviera pensando en un jardín. Hice un cambio drástico en el paisaje y creé nuevas atmósferas. No hay muchos museos como este, donde se sienten y se escuchan los susurros de la naturaleza”, señaló Kengo Kuma.

Parque Kasai Rinkai
 Ubicación: Edogawa 
Arquitecto: Yoshio Taniguchi, 1995 

 

Después de recorrer efervescentes distritos como: Akihabara, Harajuku o Shinjuku, vale la pena conocer esta área de descanso, donde se puede disfrutar de una vista diferente de Tokio. Aquí parece brotar del suelo una estructura de 75 metros de largo y 11 metros de alto. Yoshio Taniguchi diseñó el portal en vidrio porque considera que este material tiene un enorme potencial visual, estético y espacial. Hilos del minimalismo cuelgan detrás de esta edificación conocida como ‘el telón transparente’, que enmarca uno de los paisajes favoritos de los locales. 

Estadio Nacional de Japón 
Ubicación: Shinjuku 
Arquitectos: Kengo Kuma, Azusa Sekkei y Corporación Taisei, 2019 

 

Esta impactante construcción será el escenario principal de los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Desde la mesa de dibujo se decidió que debería evocar un bosque, por esta razón, la madera es el material protagonista. El borde del techo es una persiana de láminas de cedro y alerce que se ubicaron estratégicamente para que, en cualquier época del año, el aire circule. El estadio tiene siete niveles y una capacidad para más de 60.000 per – sonas. Kuma se aseguró de que en cada espacio de esta monumental obra el espectador conserve la sensación de estar inmerso en un bosque, donde los rayos del sol se filtran entre las vigas y los tonos de los asientos le recuerdan la naturaleza. 

Sunny Hills 
Ubicación: Minami Aoyama
Arquitecto: Kengo Kuma, 2013 

 

Esta tienda de pasteles de piña de origen taiwanés es una oda a la técnica jigoku-gumi, la cual busca crear contrastes visuales a partir de intersecciones de piezas en dirección vertical y horizontal, y así lograr un efecto en tercera dimensión. Después de recibir un té de bienvenida, se inicia un recorrido donde existe un hilo conductor entre el concepto de la marca y la arquitectura del lugar. Calidez, originalidad, vitalidad y sostenibilidad, son los tornillos que sostienen este trabajo de Kuma, uno de los genios en arquitectura a la hora de experimentar con la madera.

Templo Senso-ji
Ubicación: Asakusa 
Arquitecto: desconocido, periodo Edo 

 

Es el templo más antiguo de Tokio. “La leyenda cuenta que en el siglo VII, dos hermanos: Hinokuma Hamanari y Takenari, pescaron en el río Sumida la estatua de Kannon, la diosa de la misericordia. La recogieron e intentaron devolverla al agua, pero siempre regresaba. Se dice que por este motivo se construyó el templo Sens?-ji, para consagrar el lugar donde tuvo lugar el relato”, explica Catalina Pinzón, arquitecta colombiana de la Universidad Javeriana. En esta cuadrícula de importantes templos budistas, inspirados en la arquitectura tradicional china, se halla Kaminarimon o la ‘puerta del trueno’, construida en el año 942; y también una lámpara monumental de papel de 670 kilos como antesala a la entrada del templo principal. Estas pagodas, ubicadas en uno de los barrios más tradicionales de Tokio, se afectaron fuertemente por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, años después lograron ser reconstruidas y hoy son reconocidas como patrimonio nacional. 

Biblioteca de la Universidad Tama Art 
Ubicación: Hachioji
Arquitecto: Toyo Ito, 2007

 

 “Libertad y voluntad” es el manifiesto de esta institución educativa. It? logró interpretar esas cualidades y proyectar dicha libertad artística en las columnas cilíndricas, en las paredes de vidrio, los pisos inclinados y los arcos en concreto que convierten a esta biblioteca en un punto de encuentro para miles de académicos. “En la arquitectura no se debe pensar con la cabeza sino con todo el cuerpo”, señaló el arquitecto japonés creador de esta construcción, que cuenta con una galería para exposiciones, un teatro, una zona de lectura privada y finalmente un piso con más de 100.000 libros.

Museo Sumida Hokusai 
Ubicación: Sumida 
Arquitecto: Sejima Kazuyo, 2016 

 

Entre la zona moderna del distrito de Sumida y el ambiente shitamachi de las tabernas locales, se encuentra este museo geométrico con inesperadas aberturas y pasarelas. Su estructura angular de cuatro pisos, con paneles de aluminio reflectantes, fue diseñada por Sejima Kazuyo, ganadora del premio Pritzker en 2010. Sin una fachada o parte trasera visibles, este espacio es conocido como ‘el museo de la gente’, donde el público es libre de entrar para conocer más de 1.800 obras del famoso pintor japonés, Katsushika Hokusai.

Ruinas del Castillo Edo 
Ubicación: Chiyoda 
Arquitecto: Todo Takatora, periodo Edo 

 

“Este lugar es uno de mis favoritos, está ubicado en el corazón de la metrópolis. Sus restos representan el concepto estético más importante en Japón: wabi-sabi, que consiste en no ocultar las imperfecciones sino hacerlas partes de la creación”, dice Jorge Mancilla, arquitecto mexicano, quien durante cuatro años trabajó en Tokio para la firma Nikken Sekkei. Wabi-sabi es una fuente de inspiración, una fuerza aliada en la arquitectura tradicional y contemporánea japonesa, que predica una convicción inamovible sobre la belleza que existe detrás de las imperfecciones, los efectos de la naturaleza y del tiempo. Esta reliquia de la arquitectura japonesa con techos a cuatro agujas, se encuentra en lo alto de un muro de piedra Ishigaki, es símbolo de la identidad nacional y actualmente sirve de residencia a la familia imperial. 

Edificio Spiral 
Ubicación: Minami Aoyama
 Arquitecto: Fumihiko Maki, 1985 

 

A primera vista no causa un gran impacto. Sin embargo, este edificio es el primer ícono arquitectónico de la zona Omotesando, donde hay construcciones intrépidas como: ‘El Iceberg’ o el Tokyu Plaza. Con esta edificación Maki quiso unir el arte con el día a día de los habitantes de Tokio. Al ingresar hay tiendas de moda, restaurantes o cafés, en espacios de gran complejidad espacial debido a sus plataformas ascendentes y a las rampas en espiral que generan un vértigo seductor a la vista. “Quise representar el caos de la ciudad. Tomé elementos típicos de la arquitectura moderna como el cubo, el cono y la semiesfera, y los combiné de manera integral”, explicó el arquitecto japonés.