Celebramos 25 años

Este año es muy importante para Amarilo, pues festeja un cuarto de siglo de existencia, de crear hogares, de construir parte de la ciudad, generar comunidades y regalar sonrisas. Dada la ocasión, hablamos con Roberto Moreno, Presidente de la constructora, para que nos cuente cómo ha sido el camino y qué depara el futuro.

¿Cómo Amarilo ha impactado de manera positiva su entorno desde sus inicios?

Roberto Moreno: Iniciamos, en enero de 1993, con un gran proyecto de vivienda de interés social en ciudad Tunal. A partir de 1996, empezamos a crecer a otros segmentos del sector inmobiliario y en otros usos, fuera de residencias, como centros comerciales, logísticos, empresariales y bodegas. Pero donde más impacto yo creo que hemos generado, es en crear una ciudad dentro de una ciudad, concepto que empezó en 2005 con el gran desarrollo de Fontanar, logrando hacer proyectos integrales y, también, en el acompañamiento social que realizamos para que las familias se apoderen del lugar en donde viven, creando así comunidad alrededor de las construcciones.

¿Qué significa generar una ciudad dentro de una ciudad?

RM: No es lo mismo hacer 100 urbanizaciones de una hectárea que un solo proyecto de 100 hectáreas, pues hay integración total del mismo y se puede ser más generoso con las zonas verdes y con los equipamientos que ayudan a brindar una buena calidad de vida, como centros comerciales, bibliotecas, colegios, seguridad, etc. Generar una ciudad dentro de una ciudad es algo que hemos venido desarrollando desde hace ya unos 7 años con Ciudad Verde en Soacha y lo hemos replicado en otros 10 proyectos tanto en Colombia como en Panamá.

¿Los grandes desarrollos son un foco de Amarilo?

RMSí son un foco, pero hay que tener en cuenta que, en metrópolis como Bogotá, la novena urbe más densa del mundo, debemos pensar también en cómo hacer proyectos de renovación urbana que generen un impacto positivo. Es decir, hay que aportar desde un punto de vista sostenible con proyectos mixtos, macroproyectos, renovación urbana in situ y expansión urbana organizada, pues tendremos que suplir la demanda de vivienda de las personas que llegarán a las ciudades en los próximos años.

¿Cuál es el rol o responsabilidad de una empresa como Amarilo en la construcción de un futuro urbano sostenible?

RM: Amarilo quiere ser un actor importante en acompañar a los residentes, las agrupaciones de los conjuntos y las administraciones para ayudar a desarrollar de manera ordenada las ciudades y para que éstas sean amigables con el medio ambiente. Es la visión que tenemos hacia el futuro y ojalá todos los colegas y alcaldes pensemos a largo plazo, para que podamos convivir lo ambiental con lo urbano. Esto solo se logrará manteniendo un crecimiento urbano organizado, generando más espacios públicos, respetando los determinantes ambientales y entendiendo cómo cuidarlos, cómo mantenerlos, cómo reciclar las aguas, cómo hacer energía solar, entre otros.

¿Cómo ha logrado Amarilo llegar a su posición actual?

RM: Para mí, hay cuatro pilares que mantienen la mesa parada y son la fórmula del éxito: se debe pensar en grande; tener un excelente servicio al cliente; ofrecer productos y procesos de alta calidad sin importar el sector; y tener atención a los detalles.


“Pensar en Amarilo es pensar en compromiso con la construcción del país. Es sinónimo de ideas innovadoras y de un diseño que los colombianos identifican por su calidad. Sin duda la llegada de Amarilo a la actividad edificadora marca un antes y un después, ya que representa integralmente a la actividad formal que tanto aporta al desarrollo urbano sostenible. Las futuras décadas serán lideradas por empresas como Amarilo: comprometida con las necesidades de las familias, de las ciudades y del planeta”, Martha Moreno, Presidente de la Cámara Colombiana de la Construcción (CAMACOL).

Un trabajo cercano con las comunidades

Muy rápidamente Amarilo entendió que su rol no se reducía a la construcción de proyectos sino de comunidades también. Para tal efecto, la empresa cuenta con diferentes programas que le ofrece a la gente herramientas para vivir en sociedad, “lo que les da una valorización interesante a los inmuebles, pues son espacios en los que se vive bien, hay seguridad y tranquilidad”, según explica Nicolás Vanegas, director de sostenibilidad de Amarilo.
El principal programa de acompañamiento social es el PAS. Este se implementa desde hace ya 15 años y a través de talleres y módulos se le explica a la gente el concepto de propiedad horizontal, se desarrolla el manual y comité de convivencia, así como se crea un consejo de administración. Otro aspecto importante es el trabajo con la población infantil o juvenil. Es así que se sensibiliza a los más pequeños en temas medioambientales, volviéndolos ‘agentes defensores de la naturaleza’, mientras que se crearon iniciativas atractivas ligadas al deporte o al arte para los adolescentes como ‘Play Legal’ o ‘Vive Bailando’.

“Amarilo es la más clara muestra de que una empresa que piensa en grande, presta atención a los detalles, entrega productos de alta calidad, ofrece una excelente atención a sus clientes y reacciona rápido a las dinámicas del mercado, está en el camino correcto. El reto que tenemos ahora por delante es, ¿cómo hacer que estos valores y principios, que ya demostraron sus resultados, sean el motor que mueva, día tras día, todas nuestras actuaciones?”, Jaime Álvarez Barbosa, Gerente Construcciones Amarilo.

Siempre innovando

La innovación es un pilar de Amarilo. Es por eso que, para sus 25 años, está realizando una completa transformación digital, gracias al proyecto NEXT: el reemplazo de la antigua herramienta tecnológica por Oracle, la plataforma de software americana más grande del mundo. Dicha iniciativa es disruptiva, según explica Juan Mejía, gerente de innovación organizacional de Amarilo, pues todo se encontrará 100% en la nube y se actualizará constantemente.
Esto les aporta, además, varios beneficios a las personas relacionadas con la empresa. En efecto, los empleados tendrán una mayor facilidad para comunicarse entre sí y podrán acceder a los documentos de manera rápida, fácil y remota. Asimismo, los clientes conocerán un mejoramiento en los procesos de compra, ya que hay una desmaterialización de papel, todo se firmará digitalmente y habrá un mejor acompañamiento del viaje comercial de la compra de un bien inmobiliario, que puede durar 2 años. Algo similar pasará con los proveedores, puesto que tendrán la posibilidad de ver sus facturas y proyectos cuando quieran.

“Amarilo se ha constituido en un aliado importante en nuestro trabajo de cerrar la brecha del acceso a vivienda en el país. Como una de las constructoras más representativas, ha dedicado sus esfuerzos en diversificar su portafolio de proyectos a lo largo y ancho del territorio nacional, constituyendo alianzas estratégicas con entidades como el Fondo Nacional del Ahorro para seguir haciendo de Colombia, un país de propietarios”, Helmuth Barros, Presidente del Fondo de Ahorro Nacional.

¡Nuevo año, nueva sede!

Para celebrar sus 25 años, Amarilo contará, a partir de agosto, con un nuevo edifico corporativo ubicado en la calle 90 con 11A. El concepto principal para este proyecto de 8500 m² fue crear un espacio dinámico y flexible con un alto contenido tecnológico, en donde las zonas abiertas, naturales y cálidas evoquen el hogar. Gracias a esto, se busca darles a los compradores y empleados un ambiente contemporáneo con los estándares más altos de tecnología, diseño y sostenibilidad.

Déjenos su comentario