Ventajas de comprar casa para las vacaciones

Tener a disposición un espacio en el que pueda disfrutar de la naturaleza, del clima y tener tiempo de esparcimiento solo o en familia cuando lo necesite, es apenas una de las razones por las que puede tomar la decisión de invertir en una finca raíz cerca del mar o en una zona campestre. Descubra cuáles son las ventajas de ser propietario de este tipo de vivienda.

En época de vacaciones siempre se busca salir de la rutina, escaparse del estrés y respirar aire fresco. Es algo tan importante para los adultos como para los niños, pues es el momento de recargar energías, conocer algo nuevo y disfrutar de la vida sin complicaciones. Sin embargo, algunas veces, el ocio se ve opacado por los costos de un viaje turístico. Los tiquetes de vuelo, la estadía, la comida en restaurantes, entre otros. Todo suma.

Pero hay otra opción interesante que le puede ayudar a encontrar facilidad, comodidad y bienestar: la compra de una vivienda propia en un sitio turístico. Ya sea cerca del mar o en una zona campestre, varias son las opciones por las que puede optar.

Facilidad de viaje, comodidad y bienestar

Comprar una vivienda turística puede parecer, al comienzo, un capricho. Sin embargo, se dará cuenta que es reconfortante saber que tiene un espacio propio lejos de las ajetreadas ciudades, en el que puede ir a recogerse cuando lo desee, sin tener que hacer reservaciones previas y puede quedarse tanto tiempo como quiera.

Eso sí, tome la decisión con calma y evalúe las opciones. ¿Qué clima busca? ¿Quiere levantarse con el sonido de las olas y  broncearse al lado de la piscina? ¿O prefiere descansar leyendo en una terraza y tener cercanía con la naturaleza? Tenga también en cuenta otros parámetros como: el entorno, la cercanía con sitios nocturnos, comercios, restaurantes u otros.

Plusvalía de la finca raíz

Al comprar una vivienda en un sitio con afluencia turística, esta tiende a valorarse. En efecto, esta compra es una inversión. Al pensarlo de esta manera, se dará cuenta que, si bien comprar una finca raíz vacacional puede parecer un gasto significativo, verá que el retorno de inversión y amortiguación valdrán la pena a largo plazo. 

Desde ese punto de vista, debe tener en cuenta no sólo el sitio más agradable para usted, sino también que sea un espacio de interés para futuros compradores. Es decir, analice la cercanía con vías principales, movilidad fácil, proximidad a atracciones o sitios turísticos.

Hoy en día, en las costas se encuentran cada vez más proyectos de uso mixto que mezclan tanto la hotelería, con el ocio, el emprendimiento y la vivienda propia, como lo es, por ejemplo, el de Serena de Mar en Cartagena en el que Amarilo tiene dos conjuntos (Cavana y Burano) y podrá gozar de todo tipo de establecimientos, incluyendo una Universidad y una clínica, entre otros. Lo mismo pasa con el gran proyecto desarrollado en Barranquilla, llamado Alameda del Río, que cuenta con centros comerciales, colegios y supermercados, por mencionar algunos. Si lo que quiere es ir un poco más lejos, puede pensar en países cercanos a Colombia como Panamá, en donde también puede encontrar construcciones de interés como el de la Campiña Club Residencial, en Villas de Arraiján, cuyas viviendas están rodeadas de naturaleza.

Pero esto no significa que debe invertir solo en las costas o islas para conseguir un clima cálido. Si el viaje le parece muy largo y prefiere algo más cercano, puede optar por ciudades aledañas a la capital como Villavicencio o Valledupar. Ahí también puede conseguir espacios con todas las comodidades tanto para usted como para un futuro comprador, como lo es el proyecto Hacienda Rosablanca Ocarro en Villavicencio.

Puede arrendar en temporada baja o alta

Si es de los que tiene un trabajo que le permite estar fuera de la oficina, podrá aprovechar al máximo esta segunda vivienda. Si su uso será netamente vacacional y ocasional, puede aprovechar para arrendarla a turistas en temporada baja o alta. Existen diferentes plataformas que le ayudarán a hacerlo de manera segura y óptima, como, por ejemplo, Airbnb. Esto le ayudará a cubrir gastos administrativos y a redondear los fines de mes.

¿Hotel o casa?

Dependiendo de su estilo de vida o personalidad, esto puede llegar a ser un dilema. En efecto, contar con una segunda vivienda tiene sus beneficios, pero también significa que, de alguna manera, está atado a un sitio en específico. Naturalmente, no impide que conozca y visite otras ciudades y países, pero sí puede influenciar en su decisión. Por lo tanto, si es de las personas que prefieren conocer algo nuevo en cada viaje, comprar una vivienda turística no es la mejor opción aún.

Si, en cambio, busca tranquilidad, saber a qué atenerse y disfrutar de un espacio que le genere tranquilidad cuando lo necesite, puede ser el momento de considerar hacer este tipo de inversión.

Déjenos su comentario