Gérmenes en el hogar

Gérmenes en el hogar

Están en todos lados. En el polvo. En las plantas. En nuestra piel. Los gérmenes, conocidos en biología como microorganismos, invaden todas las superficies, lo cual no es necesariamente negativo. Sin embargo, hay ciertos lugares u objetos en donde la colonización es mayor y, por ende, puede afectar la salud de las personas.

¿Qué son los gérmenes?

También conocidos como microbios, estos microorganismos pueden ser los responsables detrás de un resfriado, un malestar de estómago y hasta infecciones cutáneas. Solo visibles bajo la lupa de un microscopio, los gérmenes se dividen en cuatro categorías: el virus, la bacteria, el hongo y los protistas.

Lo cierto es que todos tenemos estos gérmenes en nuestros cuerpos y convivimos con ellos. “Es importante entender que todas las superficies están invadidas por microorganismos, lo que no es necesariamente malo. Por ejemplo, nuestra piel está colonizada por millones de éstos, generando una película protectora que evita que otras bacterias que sí pueden causar enfermedad nos ataquen”, explica Martha Vives, vicedecana de investigaciones de la Facultad de Ciencias de la Universidad de los Andes.

Sin embargo, la cantidad cuenta, por lo que se debe evitar la acumulación. “Si yo ingiero la célula de una bacteria es poco probable que me enferme. Pero si me como 100, las probabilidades se multiplican. Es por eso que limpiar el hogar de manera regular asegura un equilibrio que impide que los microorganismos se vuelven problemáticos para uno”, aclara Vives.

¿Dónde están?

Los puntos o elementos críticos son los “lugares húmedos que contengan comida”, asegura la vicedecana. Los trapos de cocina, las esponjas para lavar la loza, los cepillos de dientes, el trapero y las tablas para cortar alimentos, son territorios de predilección para los gérmenes. La recomendación es hervir estos elementos una vez a la semana y lavarlos con frecuencia cuando se estén utilizando.

Otros elementos comúnmente olvidados son las manijas de las puertas, cajones y armarios. Pregúntese: ¿cuántas veces ha limpiado la chapa del baño o de la entrada? Por otro lado, los aparatos tecnológicos como el celular, teléfono fijo, controles del televisor o de las consolas de juegos no se desinfectan lo suficiente. Asimismo, los juguetes de los niños son un foco de concentración micro bacteriana ya que viven en el piso y son manipulados por pequeños y adultos. La buena noticia es que basta con añadirlos a la lista mental de cosas por asear.

Para eliminarlos se pueden usar productos que desinfecten las superficies, aunque, según explica Vives, “los ácidos inhiben el crecimiento de la mayoría de microorganismos”, por lo que un poco de vinagre blanco y limón sería suficiente.

Pero no es necesario preocuparse de más ni obsesionarse con los microbios pues es imposible eliminarlos por completo de nuestras vidas. Solo se necesita entender en dónde se esconden para evitar así que proliferen sin control.

Categoria: 

Añadir nuevo comentario